Patologías podológicas en Ibiza

Enfermedades

Situados en la localidad de Ibiza, en Clínica del Pie trabajamos dando nuestro mejor esfuerzo para evitar:

Helomas e hiperqueratosis

Coloquialmente se conocen como durezas o callos. Son un engrosamiento anormal de la piel, llegando a formar una gran capa que al movilizarse puede originar profundas y dolorosas fisuras.

Generalmente, el origen de esta enfermedad es mecánico y se originan cuando la piel aumenta su grosor para protegerse de la fricción y de la presión externa.

Tales fricciones y presiones son provocadas por un calzado inadecuado o una deformidad del pie.

Alteraciones ungueales

Una de las patologías ungueales más frecuentes es la onicocriptosis o uña encarnada. Se debe a la incrustación del borde lateral de la lámina ungueal en uno o ambos canales ungueales.

Las modificaciones pueden manifestarse también en la forma, superficie y color de la lamina ungueal. La coloración amarilla o verde, en la mayoría de las ocasiones, delatará la infección de la uña.

El origen de estas modificaciones puede deberse a diferentes motivos. Por ejemplo, la onicogrifosis, que es el aumento de grosor de la lámina ungueal. También puede deberse a microtraumatismos, infección o psoriasis.

Las causas son por el uso de calzado inadecuado o un incorrecto corte de la uña.

Alteraciones de la biomecánica del pie

El patrón de movimiento del pie viene dictaminado por su propia morfología y por las fuerzas resultantes de la interacción entre las cadenas óseas y musculares del sistema músculo-esquelético al ser el pie el segmento terminal.

Por lo tanto, cualquier alteración en este sistema se verá reflejado en la posición que adopten los pies a la hora de caminar o mantener la posición de bipedestación. El resultado será la redistribución de cargas a nivel del pie.

Algunos problemas originados por la alteración de este patrón de movimiento son las hiperpresiones en la planta del pie, sobrecargas articulares y musculares, alteraciones en el patrón de la marcha, entre otros.

Alteraciones dermatológicas del pie

El hecho de calzar todos los días zapatos predispone la aparición de muchas de las patologías que tienen lugar en la piel.

Uno de los problemas que más frecuentemente se dan en la piel de los pies son las alteraciones de las glándulas sudoríparas. Cuando exista un aumento o disminución de la producción de la sudoración por parte de estas glándulas, se originarán patologías como hiperhidrosis y anhidrosis. Unida íntimamente a la hiperhidrosis, encontramos la bromhidrosis, que literalmente es el mal olor de pies.

También podemos encontrar lesiones de otro tipo, como úlceras (muy frecuentes en pacientes diabéticos), ampollas, grietas (que aparecerán sobre todo en talones), o eccemas.
Alteraciones osteoarticulares del antepié

El uso de un calzado inadecuado, unido a posibles desequilibrios biomecánicos y a la predisposición genética, favorecen la deformación progresiva de las articulaciones que conforman el antepié.

Algunas patologías en esta zona del pie son dedos en garra, hallux valgus (más conocido como “juanete”), sobrecargas a nivel metatarsal o desviaciones digitales.
En caso de amputación de cualquiera de los segmentos que conforman el antepié, también será necesario un tratamiento ortopodológico.

Infecciones del pie

El pie es una de las zonas de nuestro cuerpo más propenso a ser colonizado por microorganismos patógenos, como virus, hongos y bacterias.

Las infecciones víricas más comunes son los papilomas o verrugas plantares, que son altamente contagiosas.

En muchos casos, en el pie se darán las condiciones idóneas para la proliferación de hongos que pueden afectar a la piel en forma de dermatomicosis, como el pie de atleta, o a las uñas, en cuyo caso hablaríamos de onicomicosis.

Afecciones del pie producidas por afecciones sistémicas

En los pies se reflejan las repercusiones de ciertas patologías que afectan a nuestro organismo.

La diabetes, es una de las enfermedades que tiene más consecuencias de interés podológico. Por lo tanto, los pacientes diabéticos han de tener un especial cuidado de sus pies, debiendo realizar controles podológicos periódicamente.

Alteraciones neurológicas del sistema nervioso central, como la hemiplejia, o del sistema nervioso periférico, como la parálisis del nervio ciático poplíteo externo, provocarán condiciones para el equinismo, por lo que será necesaria en ambos casos la colocación de elementos ortopédicos para mejorar la deambulación.

En las articulaciones de los pies se puede manifestar artritis reumatoidea, artrosis o gota.

Contacte con nosotros, atendemos todo tipo de patologías podológicas.

Clínica del Pie infección en dedo de pie
Úlcera diabética
Clínica del Pie hongo en uña de pie
Onicomicosis
Destacado